Zen Load Balancer (Toma de contacto) (I)

Desde que escribí un  artículo sobre balanceadores de carga (podéis leerlo aquí), analizando algunas de las opciones que había en el mercado actual, tenía pendiente escribir una pequeña reseña tras la toma de contacto con Zen Load Balancer.

Instalación:

Zen Load Balancer, esta basado en Debian y tiene la instalación clásica de esta distribución, así que si estas familiarizado con Linux en general y Debian en particular, no debe suponer mayor problema.

ZenLB1

Configuración:

La configuración se realiza a través de un entorno web muy cuidado, tanto en lo estético como en lo funcional. Sigue la lógica tradicional de este tipo de dispositivos, organizando los servidores entorno a grupos (farms en este caso) y permite configurar las opciones típicas, protocolos, puertos, ips virtuales, etc.

En una instalación por defecto accederemos en la url: https://ip_configurada:444

ZenLB25

y tras aceptar las clásicas advertencias sobre los certificados e identificarnos con las credenciales por defecto (un maravilloso admin / admin) veremos el dashboard de nuestro nuevo balanceador:

 

ZenLB27

 

El movimiento se demuestra andando, así que vamos a configurar una granja de balanceo (farm), que como veremos es realmente fácil:

 

ZLB_granja1

 

seleccionamos el nombre y el protocolo a balancear

 

ZLB_granja2

 

seleccionamos la ip virtual de la granja y el puerto a balancear

 

ZLB_granja4

y ya tendríamos creada nuestra granja a falta de incluir los servidores miembros y configurar las opciones de balanceo:

 

ZLB_granja5

 

estas son algunas de las opciones de balanceo ofrecidas

 

ZLB_granja6

 

y la configuración de un servidor miembro de la granja:

 

ZLB_granja6

 

la opción de añadir un servidor a la granja, esta debajo de las de balanceo:

 

ZLB_granja7

y la definición sería algo como esto:

 

ZLB_granja8

 

Comclusiones:

Se trata de una primera toma de contacto, así que me quedan cosas muy importantes que probar, como la estabilidad y el comportamiento con las distintas opciones de balanceo que ofrece, también la alta disponibilidad.

Al margen de lo anterior, se trata de software libre (punto positivo), con una interfaz de configuración razonablemente bien cuidada (punto positivo) y con una lógica de funcionamiento similar a la de muchos productos comerciales de balanceo (punto positivo para los familiarizados con estos dispositivos).

 

En lo referente a la configuración, por lo que he podido ver, es muy sencillo de configurar (al menos las configuraciones básicas), siendo un punto negativo el tener los iconos para añadir o editar objetos (entre  otros) muy pequeños y cercanos entre si.

En lineas generales parece un software prometedor, con opciones básicas de configuración de balanceo que pueden ser validas para muchos entornos (no demasiado exigentes).

 

Conforme lo prueba en más profundidad, os comentare mis impresiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.