Cloud, Regiones y zonas de disponibilidad

Los principales proveedores de Cloud cuentan con numerosos Datacenters, distribuidos por distintas localizaciones geográficas. La ubicación de estos Datacenters se define atendiendo a numerosos aspectos, por ejemplo:

  • Climatología
  • Precio de la energía
  • Conectividad
  • potencial en términos de negocio y servicio de la zona geográfica que cubrirá dicho Datacenter, etc.

Al contar con numerosos Datacenters, en ocasiones varios en una determinada zona, se han acuñado términos como región o zona de disponibilidad.

Región:

Una región es exactamente lo que su nombre indica, una zona geográfica delimitada, pero ¿delimitada a cuanto?. La extensión de una región será aquella que permita conectar varios Datacenter en condiciones adecuadas de latencia y ancho de banda.

 

Oracle Datacenter

<Ubicación de las regiones de Oracle Cloud a finales de 2017, cortesía de Oracle inc>

 

Zona de disponibilidad:

 

La definición de zona de disponibilidad puede cambiar ligeramente de un proveedor a otro, pero esencialmente se trata de dominios independientes en cuanto a tolerancia a fallos se refiere, es decir, el fallo de los componentes de una determinada zona de disponibilidad (por ejemplo refrigeración o suministro eléctrico) no afectaran a otras zonas de disponibilidad.

 

Lo ideal es que cada zona de disponibilidad sea un Datacenter independiente separado geográficamente de los Datacenters que conforman otras zonas de disponibilidad, sin embargo esto varía de un proveedor a otro, pudiendo darse la circunstancia de que varias zonas estén en un mismo datacenter.

Así pues una región estará conformada por varias zonas de disponibilidad.

Zonas de disponibilidad

¿Cual es el número ideal de Z.A. en una región?:

 

La respuesta sencilla sería cuanto más mejor, pero la realidad es que no es así y veremos a continuación porque.

Como parece de sentido común, una región debe estar formada por más de un zona de disponibilidad para poder

contar con redundancia ante la caída de otra zona. Dos, sería el número mínimo de zonas, siendo lo recomendable 3 para garantizar que la carga de una zona caída, pueda ser absorbida por las otras 2 zonas restantes.

A partir de 3 zonas, es más ventajoso invertir en el desarrollo de nuevas regiones que en aumentar el número de zonas de disponibilidad. Esto es así, porque estadísticamente un fallo que afectase a 3 zonas de disponibilidad de manera simultáneamente muy probablemente afectaría a todas las existentes.

 

¿Cómo de grande puede ser una región?:

 

Las distintas zonas de disponibilidad van a requerir intercambiar gran cantidad de información, por lo que habitualmente su separación será aquella que permita contar con conexiones adecuadas en cuanto a velocidad y latencia. Por tanto esas necesidades de conexión limitaran la extensión de una determinada región.

 

Generalmente los distintos Datacenter (zonas de disponibilidad), estarán separadas por menos de 50KM.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.